Noticias

REFLEXIONES CUARESMALES

Estimados hermanos, nuestra Hermandad de la Santísima Vera-Cruz y en unión espiritual con la Iglesia inicia hoy y hasta el próximo día 30 de marzo, plazo que inicialmente se ha establecido para que pueda remitir la pandemia que estamos padeciendo, un Tiempo de oración donde todos los hermanos y devotos, desde nuestros hogares, dediquemos unos minutos diarios a la oración y al recogimiento para la pronta vuelta a la normalidad y la recuperación de cuántos afectados están sufriendo las consecuencias de este virus, por los profesionales y personal sanitario y de todos los sectores que trabajan sin descanso por ayudar a toda la población y, por supuesto, para pedir por el eterno descanso de cuántas personas han  fallecido y desgraciadamente perderán la vida en estos complicados y dolorosos días.

 

El esquema diario constará de:

1.- Acto de contrición

2.- Oración a la Santísima Vera-Cruz

3.- Ejercicio de las cinco llagas

4.- Una estación diaria del Vía Crucis

5.- Admonición diaria de San Francisco de Asís

6.- Oración final.

 

 

 

DIA PRIMERO – 16 de marzo de 2020

Acto de contrición

Pésame, Dios mío, y me arrepiento de todo corazón de haberos ofendido. Pésame por el infierno que merecí y por el cielo que perdí. Pero mucho más me pesa, porque pecando ofendí a un Dios tan bueno y grande como Vos. Antes querría haber muerto que haberos ofendido, y propongo firmemente no pecar más y evitar todas las ocasiones próximas de pecado. Amén

 

Oración a la Santísima Vera-Cruz

¡Oh Santa Vera-Cruz de Cristo, señal insigne de nuestra redención, árbol fidelísimo y luminar de nuestra religión sacrosanta, que milagrosamente te mostraste a Santa Elena y, enhiesta en el Monte Calvario, eres luz y guía de todos los hombres y fin de nuestros más caros anhelos!

Cargada sobre los divinos hombros de Jesús, enséñanos a llevar nuestros trabajos y aflicciones.

Doblando su sagrado cuerpo sobre las piedras de la calle de la Amargura, ayúdanos a levantarnos de la postración del pecado. Recibiendo sus desnudas y maceradas carnes y empapada en su Sangre Preciosísima, haz que en la hora de la muerte, abrazados a tan excelsa figura, depositemos nuestro último aliento corporal en el sagrado leño y seamos llevados a la presencia de aquél, que, muerto por nosotros, se muestra en el cielo resucitado y glorioso, Jesucristo Nuestro Señor.

Amén

 

Ejercicio de Las Cinco Llagas

Por la señal…

Señor mío Jesucristo…

Te adoramos Señor, y por la llaga de tu Mano Derecha, esperamos nos concedas la Fe cristiana que nos mantenga fieles a Ti.

Padre Nuestro …

Te adoramos Señor, y por la llaga de tu Mano Izquierda, te pedimos nos concedas la Esperanza en Tí que nos conforte.

Padre Nuestro …

Te adoramos Señor, y por la llaga de tu Pie Derecho, te rogamos nos concedas más amor a Tí y Caridad para con el prójimo que nos haga verdaderos hermanos.

Padre Nuestro …

Te adoramos Señor, y por la llaga de tu Pie Izquierdo, te suplicamos nos guíes por el camino de tus Mandamientos, para ser verdaderos hijos de Dios.

Padre Nuestro …

Te adoramos Señor, y por la llaga de tu Divino Costado, te imploramos el favor de vivir siempre acogidos al amparo de tu Divino Corazón.

Padre Nuestro …

 

Oración final

Cristo Redentor nuestro: Al venerarte en la advocación de la Veracruz, recordamos tus Divinas Cinco Llagas por las que brotó tu Preciosísima Sangre para la remisión de los pecados y te rogamos que por sus méritos infinitos, nos guardes para gozar de Tu presencia en Vida Eterna. Amén

 

 

 

 

EJERCICIO DEL VIA CRUCIS

 

– Por la señal de la Santa Cruz, de nuestros enemigos, líbranos, Señor Dios nuestro.

– En el nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo. Amén.

 

EXHORTACIÓN

Hermanos, dispongámonos a contemplar la pasión y la muerte de nuestro Salvador para mejor comprender la grandeza del amor de Dios y la gravedad del pecado. Unamos al arrepentimiento la gratitud y el compromiso de una vida vivida en el amor.

 

1ª ESTACION: JESUS ES CONDENADO A MUERTE

Pilatos sacó fuera a Jesús, y se sentó en el lugar llamado Litóstrotos. Era la preparación de la Pascua y hacia la hora sexta. Pilato dijo a los judíos: “Mirad a vuestro Rey.”  Ellos gritaron “¡Fuera, Fuera! ¡Crucifícalo!” Dijo Pilato: “¿A vuestro Rey voy a crucificar?”  Los Pontífices respondieron: “No tenemos más rey que el César. “ Y se lo entregó para crucificarlo. (Jn 19,13-16)

V/. Te adoramos Santísimo Cristo y te bendecimos

R/. Porque con tu Santa Vera-Cruz redimiste al mundo.

OREMOS: Santísimo Cristo de la Vera-Cruz, Tú has aceptado, siendo como eres el Hijo de Dios, el ser excluido y rechazado, para que nosotros seamos acogidos y reconciliados. Perdona nuestros pecados, confirma nuestra fe, afirma nuestra esperanza, haz crecer nuestra caridad. Sé Tú nuestro camino. Tómanos de la mano y condúcenos.

 

– Padre nuestro, que estás en el cielo, santificado sea tu Nombre; venga a nosotros tu reino; hágase tu voluntad en la tierra como en el cielo. Danos hoy nuestro pan de cada día; perdona nuestras ofensas, como también nosotros perdonamos a los que nos ofenden; no nos dejes caer en la tentación, y líbranos del mal.

V/. Señor pequé.

R/. Tened piedad y misericordia de mí.

 

 

Admoniciones de San Francisco

 

Cap. I: Del cuerpo del Señor

Dice el Señor Jesús a sus discípulos: Yo soy el camino, la verdad y la vida; nadie va al Padre sino por mí. Si me conocierais a mí, ciertamente conoceríais también a mi Padre; y desde ahora lo conoceréis y lo habéis visto. Le dice Felipe: Señor, muéstranos al Padre y nos basta. Le dice Jesús: ¿Tanto tiempo hace que estoy con vosotros y no me habéis conocido? Felipe, el que me ve a mí, ve también a mi Padre (Jn 14,6-9). El Padre habita en una luz inaccesible (cf. 1 Tim 6,16), y Dios es espíritu (Jn 4,24), y a Dios nadie lo ha visto jamás (Jn 1,18). Por eso no puede ser visto sino en el espíritu, porque el espíritu es el que vivifica; la carne no aprovecha para nada (Jn 6,64). Pero ni el Hijo, en lo que es igual al Padre, es visto por nadie de otra manera que el Padre, de otra manera que el Espíritu Santo. De donde todos los que vieron al Señor Jesús según la humanidad, y no vieron y creyeron según el espíritu y la divinidad que él era el verdadero Hijo de Dios, se condenaron. Así también ahora, todos los que ven el sacramento, que se consagra por las palabras del Señor sobre el altar por mano del sacerdote en forma de pan y vino, y no ven y creen, según el espíritu y la divinidad, que sea verdaderamente el santísimo cuerpo y sangre de nuestro Señor Jesucristo, se condenan, como lo atestigua el mismo Altísimo, que dice: Esto es mi cuerpo y mi sangre del nuevo testamento, [que será derramada por muchos] (cf. Mc 14,22.24); y: Quien come mi carne y bebe mi sangre, tiene vida eterna (cf. Jn 6,55). De donde el espíritu del Señor, que habita en sus fieles, es el que recibe el santísimo cuerpo y sangre del Señor. Todos los otros que no participan del mismo espíritu y se atreven a recibirlo, comen y beben su condenación (cf. 1 Cor 11,29).

De donde: Hijos de los hombres, ¿hasta cuándo seréis de pesado corazón? (Sal 4,3). ¿Por qué no reconocéis la verdad y creéis en el Hijo de Dios? (cf. Jn 9,35). Ved que diariamente se humilla (cf. Fil 2,8), como cuando desde el trono real (Sab 18,15) vino al útero de la Virgen; diariamente viene a nosotros él mismo apareciendo humilde; diariamente desciende del seno del Padre (cf. Jn 1,18) sobre el altar en las manos del sacerdote. Y como se mostró a los santos apóstoles en carne verdadera, así también ahora se nos muestra a nosotros en el pan sagrado. Y como ellos, con la mirada de su carne, sólo veían la carne de él, pero, contemplándolo con ojos espirituales, creían que él era Dios, así también nosotros, viendo el pan y el vino con los ojos corporales, veamos y creamos firmemente que es su santísimo cuerpo y sangre vivo y verdadero. Y de este modo siempre está el Señor con sus fieles, como él mismo dice: Ved que yo estoy con vosotros hasta la consumación del siglo (cf. Mt 28,20).

 

Oración final

Dios, Padre nuestro, paciente y misericordioso, que restableces y amas la inocencia, escucha la oración de tu pueblo, perdona sus pecados y purifica su mente, para que cuantos con amor observamos las penitencias cuaresmales obtengamos la paz y la misericordia, pedimos al Santísimo Cristo de la Vera-Cruz por intercesión de nuestra Madre María Santísima de las Tristezas, nos libre de esta pandemia que estamos sufriendo, sane en cuerpo y alma a los afectados y de descanso a cuantos han fallecidos por esta causa. Por Jesucristo nuestro Señor. Amén.


DIA SEGUNDO – 17 DE MARZO DE 2020

ACTO DE CONTRICIÓN

Pésame, Dios mío, y me arrepiento de todo corazón de haberos ofendido. Pésame por el infierno que merecí y por el cielo que perdí. Pero mucho más me pesa, porque pecando ofendí a un Dios tan bueno y tan grande como Vos. Antes querría haber muerto que haberos ofendido, y propongo firmemente no pecar más y evitar todas las ocasiones próximas de pecado. Amén

ORACIÓN A LA SANTÍSIMA VERA-CRUZ

¡Oh Santa Vera-Cruz de Cristo, señal insigne de nuestra redención, árbol fidelísimo y luminar de nuestra religión sacrosanta, que milagrosamente te mostraste a Santa Elena y, enhiesta en el Monte Calvario, eres luz y guía de todos los hombres y fin de nuestros más caros anhelos!
Cargada sobre los divinos hombros de Jesús, enséñanos a llevar nuestros trabajos y aflicciones.
Doblando su sagrado cuerpo sobre las piedras de la calle de la Amargura, ayúdanos a levantarnos de la postración del pecado. Recibiendo sus desnudas y maceradas carnes y empapada en su Sangre Preciosísima, haz que en la hora de la muerte, abrazados a tan excelsa figura, depositemos nuestro último aliento corporal en el sagrado leño y seamos llevados a la presencia de aquél, que, muerto por nosotros, se muestra en el cielo resucitado y glorioso, Jesucristo Nuestro Señor.
Amén

EJERCICIO DE LAS CINCO LLAGAS

Por la señal…
Señor mío Jesucristo…

Te adoramos Señor, y por la llaga de tu Mano Derecha, esperamos nos concedas la Fe cristiana que nos mantenga fieles a Ti.
Padre Nuestro …

Te adoramos Señor, y por la llaga de tu Mano Izquierda, te pedimos nos concedas la Esperanza en Tí que nos conforte.
Padre Nuestro …

Te adoramos Señor, y por la llaga de tu Pie Derecho, te rogamos nos concedas más amor a Tí y Caridad para con el prójimo que nos haga verdaderos hermanos.
Padre Nuestro …

Te adoramos Señor, y por la llaga de tu Pie Izquierdo, te suplicamos nos guíes por el camino de tus Mandamientos, para ser verdaderos hijos de Dios.
Padre Nuestro …

Te adoramos Señor, y por la llaga de tu Divino Costado, te imploramos el favor de vivir siempre acogidos al amparo de tu Divino Corazón.
Padre Nuestro …

Oración final
Cristo Redentor nuestro: Al venerar tu Imagen en la advocación de la Veracruz, recordamos tus Divinas Cinco Llagas por las que brotó tu Preciosísima Sangre para la remisión de los pecados y te rogamos que por sus méritos infinitos, nos guardes para gozar de Tu presencia en Vida Eterna. Amén

EJERCICIO DEL VIA CRUCIS

– Por la señal de la Santa Cruz, de nuestros enemigos, líbranos Señor Dios nuestro.
– En el nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo. Amén.

Exhortación
Hermanos, dispongámonos a contemplar la pasión y la muerte de nuestro Salvador para mejor comprender la grandeza del amor de Dios y la gravedad del pecado. Unamos al arrepentimiento la gratitud y el compromiso de una vida vivida en el amor.

2ª ESTACIÓN: JESUS CARGA CON LA CRUZ

Dijo Jesús: “Si alguno quiere venir en pos de mí, niéguese a sí mismo, tome su cruz de cada día y sígame”. (Lc 9,23)

V/. Te adoramos Santísimo Cristo y te bendecimos
R/. Porque con tu Santa Vera-Cruz redimiste al mundo.

OREMOS: Santísimo Cristo de la Vera-Cruz, Tú que quisiste asumir la condición humana, incluida la cruz, enséñanos a aceptar nuestra condición de hombres o de mujeres tal como somos, con nuestro límites y riquezas; enséñanos a estarte agradecidos en todo. Señor, ten piedad de nosotros cuando no sabemos qué hacer.

– Padre Nuestro Padre nuestro, que estás en el cielo, santificado sea tu Nombre; venga a nosotros tu reino; hágase tu voluntad en la tierra como en el cielo. Danos hoy nuestro pan de cada día; perdona nuestras ofensas, como también nosotros perdonamos a los que nos ofenden; no nos dejes caer en la tentación, y líbranos del mal.

V/. Señor pequé.

R/. Tened piedad y misericordia de mí.

ADMONICIONES DE SAN FRANCISCO

Cap. II: Del mal de la propia voluntad
Dijo el Señor a Adán: Come de todo árbol, pero del árbol de la ciencia del bien y del mal no comas (cf. Gén 2,16.17). Podía comer de todo árbol del paraíso, porque, mientras no contravino a la obediencia, no pecó. Come, en efecto, del árbol de la ciencia del bien, aquel que se apropia su voluntad y se enaltece del bien que el Señor dice y obra en él; y así, por la sugestión del diablo y la transgresión del mandamiento, vino a ser la manzana de la ciencia del mal. De donde es necesario que sufra la pena.

ORACIÓN FINAL

Dios, Padre nuestro, paciente y misericordioso, que restableces y amas la inocencia, escucha la oración de tu pueblo, perdona sus pecados y purifica su mente, para que cuantos con amor observamos las penitencias cuaresmales obtengamos la paz y la misericordia, pedimos al Santísimo Cristo de la Vera-Cruz por intercesión de nuestra Madre María Santísima de las Tristezas, nos libre de esta pandemia que estamos sufriendo, sane en cuerpo y alma a los afectados y de descanso a cuantos han fallecidos por esta causa. Por Jesucristo nuestro Señor. Amén


DÍA TERCERO – 18 DE MARZO DE 2020

ACTO DE CONTRICIÓN

Pésame, Dios mío, y me arrepiento de todo corazón de haberos ofendido. Pésame por el infierno que merecí y por el cielo que perdí. Pero mucho más me pesa, porque pecando ofendí a un Dios tan bueno y tan grande como Vos. Antes querría haber muerto que haberos ofendido, y propongo firmemente no pecar más y evitar todas las ocasiones próximas de pecado. Amén

ORACIÓN A LA SANTÍSIMA VERA-CRUZ

¡Oh Santa Vera-Cruz de Cristo, señal insigne de nuestra redención, árbol fidelísimo y luminar de nuestra religión sacrosanta, que milagrosamente te mostraste a Santa Elena y, enhiesta en el Monte Calvario, eres luz y guía de todos los hombres y fin de nuestros más caros anhelos!
Cargada sobre los divinos hombros de Jesús, enséñanos a llevar nuestros trabajos y aflicciones.
Doblando su sagrado cuerpo sobre las piedras de la calle de la Amargura, ayúdanos a levantarnos de la postración del pecado. Recibiendo sus desnudas y maceradas carnes y empapada en su Sangre Preciosísima, haz que en la hora de la muerte, abrazados a tan excelsa figura, depositemos nuestro último aliento corporal en el sagrado leño y seamos llevados a la presencia de aquél, que, muerto por nosotros, se muestra en el cielo resucitado y glorioso, Jesucristo Nuestro Señor.
Amén

EJERCICIO DE LAS CINCO LLAGAS

Por la señal…
Señor mío Jesucristo…

Te adoramos Señor, y por la llaga de tu Mano Derecha, esperamos nos concedas la Fe cristiana que nos mantenga fieles a Ti.
Padre Nuestro …

Te adoramos Señor, y por la llaga de tu Mano Izquierda, te pedimos nos concedas la Esperanza en Tí que nos conforte.
Padre Nuestro …

Te adoramos Señor, y por la llaga de tu Pie Derecho, te rogamos nos concedas más amor a Tí y Caridad para con el prójimo que nos haga verdaderos hermanos.
Padre Nuestro …

Te adoramos Señor, y por la llaga de tu Pie Izquierdo, te suplicamos nos guíes por el camino de tus Mandamientos, para ser verdaderos hijos de Dios.
Padre Nuestro …

Te adoramos Señor, y por la llaga de tu Divino Costado, te imploramos el favor de vivir siempre acogidos al amparo de tu Divino Corazón.
Padre Nuestro …

Oración final
Cristo Redentor nuestro: Al venerar tu Imagen en la advocación de la Veracruz, recordamos tus Divinas Cinco Llagas por las que brotó tu Preciosísima Sangre para la remisión de los pecados y te rogamos que por sus méritos infinitos, nos guardes para gozar de Tu presencia en Vida Eterna. Amén

EJERCICIO DEL VIA CRUCIS

– Por la señal de la Santa Cruz, de nuestros enemigos, líbranos Señor Dios nuestro.
– En el nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo. Amén.

Exhortación
Hermanos, dispongámonos a contemplar la pasión y la muerte de nuestro Salvador para mejor comprender la grandeza del amor de Dios y la gravedad del pecado. Unamos al arrepentimiento la gratitud y el compromiso de una vida vivida en el amor.

3ª ESTACIÓN: JESÚS CAE POR PRIMERA VEZ

Ha caído tu mano sobre mí. Encorvado, abatido totalmente, sombrío ando todo el día. Me late el corazón, las fuerzas me abandonan, y la luz misma de mis ojos me falta. Estoy a punto de caer. (Ps 37, 3b,7ª, 11-12,18ª)

V/. Te adoramos Santísimo Cristo y te bendecimos
R/. Porque con tu Santa Vera-Cruz redimiste al mundo.

OREMOS: Santísimo Cristo de la Vera-Cruz, perdona nuestras debilidades, nuestros pecados. Enséñanos a perseverar, a continuar nuestro camino, con humildad, para que podamos llegar hasta el final.

– Padre Nuestro Padre nuestro, que estás en el cielo, santificado sea tu Nombre; venga a nosotros tu reino; hágase tu voluntad en la tierra como en el cielo. Danos hoy nuestro pan de cada día; perdona nuestras ofensas, como también nosotros perdonamos a los que nos ofenden; no nos dejes caer en la tentación, y líbranos del mal.

V/. Señor pequé.

R/. Tened piedad y misericordia de mí.

ADMONICIONES DE SAN FRANCISCO

Cap. III: De la perfecta obediencia.

Dice el Señor en el Evangelio: El que no renuncie a todo lo que posee, no puede ser discípulo mío (Lc 14,33); y: El que quiera salvar su vida, la perderá (Lc 9,24). Deja todo lo que posee y pierde su cuerpo el hombre que se ofrece a sí mismo todo entero a la obediencia en manos de su prelado. Y todo lo que hace y dice que él sepa que no es contra la voluntad del prelado, mientras sea bueno lo que hace, es verdadera obediencia. Y si alguna vez el súbdito ve cosas mejores y más útiles para su alma que aquellas que le ordena el prelado, sacrifique voluntariamente sus cosas a Dios, y aplíquese en cambio a cumplir con obras las cosas que son del prelado. Pues ésta es la obediencia caritativa (cf. 1 Pe 1,22), porque satisface a Dios y al prójimo.
Pero si el prelado le ordena algo que sea contra su alma, aunque no le obedezca, sin embargo, no lo abandone. Y si a causa de eso sufriera la persecución de algunos, ámelos más por Dios. Pues quien sufre la persecución antes que querer separarse de sus hermanos, verdaderamente permanece en la perfecta obediencia, porque da su vida (cf. Jn 15,13) por sus hermanos. Pues hay muchos religiosos que, so pretexto de que ven cosas mejores que las que les ordenan sus prelados, miran atrás (cf. Lc 9,62) y vuelven al vómito de la propia voluntad (cf. Prov 26,11; 2 Pe 2,22); éstos son homicidas y, a causa de sus malos ejemplos, hacen que se pierdan muchas almas.

ORACIÓN FINAL

Dios, Padre nuestro, paciente y misericordioso, que restableces y amas la inocencia, escucha la oración de tu pueblo, perdona sus pecados y purifica su mente, para que cuantos con amor observamos las penitencias cuaresmales obtengamos la paz y la misericordia, pedimos al Santísimo Cristo de la Vera-Cruz por intercesión de nuestra Madre María Santísima de las Tristezas, nos libre de esta pandemia que estamos sufriendo, sane en cuerpo y alma a los afectados y de descanso a cuantos han fallecidos por esta causa. Por Jesucristo nuestro Señor. Amén


DIA CUARTO – 19 DE MARZO 2020

ACTO DE CONTRICIÓN

Pésame, Dios mío, y me arrepiento de todo corazón de haberos ofendido. Pésame por el infierno que merecí y por el cielo que perdí. Pero mucho más me pesa, porque pecando ofendí a un Dios tan bueno y tan grande como Vos. Antes querría haber muerto que haberos ofendido, y propongo firmemente no pecar más y evitar todas las ocasiones próximas de pecado. Amén

ORACIÓN A LA SANTÍSIMA VERA-CRUZ

¡Oh Santa Vera-Cruz de Cristo, señal insigne de nuestra redención, árbol fidelísimo y luminar de nuestra religión sacrosanta, que milagrosamente te mostraste a Santa Elena y, enhiesta en el Monte Calvario, eres luz y guía de todos los hombres y fin de nuestros más caros anhelos!
Cargada sobre los divinos hombros de Jesús, enséñanos a llevar nuestros trabajos y aflicciones.
Doblando su sagrado cuerpo sobre las piedras de la calle de la Amargura, ayúdanos a levantarnos de la postración del pecado. Recibiendo sus desnudas y maceradas carnes y empapada en su Sangre Preciosísima, haz que en la hora de la muerte, abrazados a tan excelsa figura, depositemos nuestro último aliento corporal en el sagrado leño y seamos llevados a la presencia de aquél, que, muerto por nosotros, se muestra en el cielo resucitado y glorioso, Jesucristo Nuestro Señor.
Amén

EJERCICIO DE LAS CINCO LLAGAS

Por la señal…
Señor mío Jesucristo…

Te adoramos Señor, y por la llaga de tu Mano Derecha, esperamos nos concedas la Fe cristiana que nos mantenga fieles a Ti.

Padre Nuestro …

Te adoramos Señor, y por la llaga de tu Mano Izquierda, te pedimos nos concedas la Esperanza en Tí que nos conforte.

Padre Nuestro …

Te adoramos Señor, y por la llaga de tu Pie Derecho, te rogamos nos concedas más amor a Tí y Caridad para con el prójimo que nos haga verdaderos hermanos.

Padre Nuestro …

Te adoramos Señor, y por la llaga de tu Pie Izquierdo, te suplicamos nos guíes por el camino de tus Mandamientos, para ser verdaderos hijos de Dios.

Padre Nuestro …

Te adoramos Señor, y por la llaga de tu Divino Costado, te imploramos el favor de vivir siempre acogidos al amparo de tu Divino Corazón.

Padre Nuestro …

Oración

Cristo Redentor nuestro: Al venerar tu Imagen en la advocación de la Vera-Cruz, recordamos tus Divinas Cinco Llagas por las que brotó tu Preciosísima Sangre para la remisión de los pecados y te rogamos que por sus méritos infinitos, nos guardes para gozar de tu presencia en la Vida Eterna. Amén

EJERCICIO DEL VIA CRUCIS

– Por la señal de la Santa Cruz, de nuestros enemigos, líbranos Señor Dios nuestro.

– En el nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo. Amén.

Exhortación
Hermanos, dispongámonos a contemplar la pasión y la muerte de nuestro Salvador para mejor comprender la grandeza del amor de Dios y la gravedad del pecado. Unamos al arrepentimiento la gratitud y el compromiso de una vida vivida en el amor.

4a ESTACIÓN: JESÚS SE ENCUENTRA CON SU STMA. MADRE

Dijo Simeón: “He aquí que este niño está destinado para ser caída y resurgimiento de muchos en Israel; será signo de contradicción, y a tí, mujer, una espada te atravesará el alma”. (Le 2, 34-35)

V/. Te adoramos Santísimo Cristo y te bendecimos

R/. Porque con tu Santa Vera-Cruz redimiste al mundo.

OREMOS:
Santísima Virgen de las Tristezas, tú estabas al lado de Jesús cuando El sufría. Estate también presente a nuestro lado. Permanece cercana a los que sufren, a los que gritan y lloran de dolor, a los que se rebelan y maldicen a Dios, a los que ignoran que tu Hijo ha sufrido y muerto por ellos y como ellos.

– Padre Nuestro Padre nuestro, que estás en el cielo, santificado sea tu Nombre; venga a nosotros tu reino; hágase tu voluntad en la tierra como en el cielo. Danos hoy nuestro pan de cada día; perdona nuestras ofensas, como también nosotros perdonamos a los que nos ofenden; no nos dejes caer en la tentación, y líbranos del mal.

V/. Señor pequé.

R/. Tened piedad y misericordia de mí.

ADMONICIONES DE SAN FRANCISCO DE ASÍS

Cap. IV: Que nadie se apropie la prelacía
No he venido a ser servido, sino a servir, dice el Señor (cf. Mt 20,28). Aquellos que han sido constituidos sobre los otros, gloríense de esa prelacía tanto, cuanto si hubiesen sido destinados al oficio de lavar los pies a los hermanos. Y cuanto más se turban por la pérdida de la prelacía que por la pérdida del oficio de lavar los pies, tanto más acumulan en la bolsa para peligro de su alma (cf. Jn 12,6).

ORACIÓN FINAL

Dios, Padre nuestro, paciente y misericordioso, que restableces y amas la inocencia, escucha la oración de tu pueblo, perdona sus pecados y purifica su mente, para que cuantos con amor observamos las penitencias cuaresmales obtengamos la paz y la misericordia, pedimos al Santísimo Cristo de la Vera-Cruz por intercesión de nuestra Madre María Santísima de las Tristezas, nos libre de esta pandemia que estamos sufriendo, sane en cuerpo y alma a los afectados y de descanso a cuantos han fallecidos por esta causa. Por Jesucristo nuestro Señor. Amén