Noticias

LAS PALABRAS DE NUESTRO HERMANO MAYOR EN EL VÍA CRUCIS DEL LUNES SANTO 2021

Estas fueron las palabras que nuestro Hermano Mayor, José Manuel Berjano, dedicó a los hermanos en el inicio del Vía Crucis del Lunes Santo 2021:

«Queridos Hermanos en la Vera Cruz:

Es Lunes Santo y como cada Lunes Santo, nos preparamos para rezar y meditar el ejercicio del Vía Crucis con el que siempre comenzamos nuestra Estación de Penitencia; y lo hacemos hoy, no sólo porque así lo demandan nuestras reglas, sino porque creemos que, en estas especiales circunstancias que se siguen manteniendo desde hace ya un año, es la mejor manera de permanecer unidos a Cristo en Su Vera+Cruz y de acompañar a nuestra Bendita Madre en sus Tristezas.

Desgraciadamente, por las razones que ya conocemos, no podemos realizar nuestra Estación de Penitencia conforme está previsto según el Rito aceptado, por lo que hemos de intensificar nuestro sacrificio y encontrarnos con el Santísimo Cristo de la Vera Cruz, aquí en esta Capilla, o desde casa. Y es que, por segundo año consecutivo, nos vemos imposibilitados de vestir nuestra túnica de nazarenos, ropa de acólito, de paje, de servidor o de capataz, sin faja y sin costal, pero eso no debe impedir que espiritualmente, nos sintamos tan unidos y “ceñidos” unos a otros como en cualquier otro Lunes Santo; es más, diría que nos sentimos más cerca que nunca, “formando un haz apretado” junto a nuestras Sagradas Imágenes, junto al Leño de la Cruz.

Hermanados a nosotros en esta oración se encuentran también las Hermandades de Vera Cruz de España y del mundo, en especial aquéllas con las que hoy celebramos también el día de nuestra CONFRATERNIDAD, y que con esfuerzo y devoción se trasladan cada Lunes Santo hasta esta Capilla para compartir con nosotros estos piadosos y transcendentes momentos, y con las que nos sentimos unidos como un solo cuerpo, y en un sólo espíritu de amor y veneración a esta Vera Cruz de Cristo.

Como igualmente disponen nuestras reglas: para las intenciones de esta, también, Estación de Penitencia tan “excepcional”, transformada en oración al Padre, Invocamos al Santísimo Cristo de la Vera Cruz, a través de la mediación de su Bendita Madre de las Tristezas: para que nos libre de esta pandemia que nos golpea, por la curación de los enfermos, por la salvación de los que han fallecido, y por el consuelo y fortaleza de sus familiares y amigos, por nuestros gobernantes, y de toda la comunidad de personas y profesionales que trabajan sin descanso en la cura y superación de esta desgracia que nos desborda.

Pedimos también por todos los hermanos difuntos de nuestra Hermandad, y de las Hermandades de la Confraternidad de la Vera Cruz, para que Dios los acoja en su Gloria, y por los que sufren por cualquier enfermedad, por aquellos hermanos, familiares y amigos que se encuentran hospitalizados, por los que viven fuera de esta ciudad e incluso más allá de nuestras fronteras, y que por esas circunstancias, no pueden estar presentes de cuerpo, aunque sí de alma, y siguen este acto a través de los medios de comunicación que la Hermandad ofrece. Pedimos por los que atraviesen dificultades laborales, económicas, o espirituales, para que se remedien sus males, y pronto refuercen su fe en la Cruz como símbolo de la redención.

Tenemos presente igualmente en esta oración a nuestro Arzobispo D. Juan José, por su salud y sus intenciones, y por el próximo Arzobispo de Sevilla.

Así pues, dispongámonos a realizar de nuevo este año, otra vez, esta diferente Estación de Penitencia en Oración, TODOS UNIDOS EN EL SEÑOR, TODOS UNIDOS EN HERMANDAD.»