Reflexiones Cuaresma

Día 29: UNIDAD DE VIDA

Juan 5, 17-30

En aquel tiempo, dijo Jesús a los judíos: Mi Padre trabaja hasta ahora, y yo también trabajo. Por eso los judíos trataban con mayor empeño de matarle, porque no sólo quebrantaba el sábado, sino que llamaba a Dios su propio Padre, haciéndose a sí mismo igual a Dios.

Jesús, pues, tomando la palabra, les decía: En verdad, en verdad os digo: el Hijo no puede hacer nada por su cuenta, sino lo que ve hacer al Padre: lo que hace él, eso también lo hace igualmente el Hijo. Porque el Padre quiere al Hijo y le muestra todo lo que él hace. Y le mostrará obras aún mayores que estas, para que os asombréis.

Porque, como el Padre resucita a los muertos y les da la vida, así también el Hijo da la vida a los que quiere.

Porque el Padre no juzga a nadie; sino que todo juicio lo ha entregado al Hijo, para que todos honren al Hijo como honran al Padre. El que no honra al Hijo no honra al Padre que lo ha enviado.

En verdad, en verdad os digo: el que escucha mi Palabra y cree en el que me ha enviado, tiene vida eterna y no incurre en juicio, sino que ha pasado de la muerte a la vida.

En verdad, en verdad os digo: llega la hora (ya estamos en ella), en que los muertos oirán la voz del Hijo de Dios, y los que la oigan vivirán.
Porque, como el Padre tiene vida en sí mismo, así también le ha dado al Hijo tener vida en sí mismo, y le ha dado poder para juzgar, porque es Hijo del hombre.

No os extrañéis de esto: llega la hora en que todos los que estén en los sepulcros oirán su voz y saldrán los que hayan hecho el bien para una resurrección de vida, y los que hayan hecho el mal, para una resurrección de juicio.

Y no puedo hacer nada por mi cuenta: juzgo según lo que oigo; y mi juicio es justo, porque no busco mi voluntad, sino la voluntad del que me ha enviado.

Miércoles de Cuarta Semana  de Cuaresma

Unidad de vida

     Las prácticas personales de piedad no han de estar aisladas del resto de nuestros quehaceres, sino que, al buscar la unidad efectiva con el Señor, influyan en todas nuestras actuaciones. Procuremos vivir así, con Cristo y en Cristo, todos y cada uno de los instantes de nuestra existencia: en el trabajo, en la familia, en la calle, con los amigos… Esto es unidad de vida.

I. Jesús vino al mundo para que los hombres tuvieran luz y dejaran de debatirse en las tinieblas (Juan 8, 12), y, al tener luz, pudieran hacer del mundo un lugar donde todas las cosas sirvieran para dar gloria a Dios y ayudaran al hombre a conseguir su último fin. Y la luz brilla en las tinieblas, y las tinieblas no la recibieron. Son palabras actuales para muchos, pues fuera de Cristo sólo existen tinieblas. Durante años las realidades temporales quedaron desvirtuadas al margen de la luz del Revelación. Al faltar esta luz se considera el mundo como un fin en sí mismo, sin ninguna referencia a Dios, para lo cual se han tergiversado incluso las verdades más elementales y básicas. El mundo queda en tinieblas si los cristianos, por falta de unidad de vida, no iluminan y dan sentido a las realidades concretas de la vida. El cristiano coherente con su fe es luz en medio del mundo, y es sal que da sabor y preserva de la corrupción.

II. Adán, con su soberbia, introdujo el pecado en el mundo, rompiendo la armonía de todo lo creado y del mismo hombre. En adelante, la inteligencia quedó oscurecida y con posibilidad de caer en error; la voluntad debilitada; la libertad enferma para amar el bien con prontitud. El hombre quedó profundamente herido, con dificultad para saber y conseguir su bien verdadero. Dios, en su misericordia infinita, se compadeció de este estado en el que había caído la criatura, y nos redimió en Jesucristo. Nos toca a los cristianos, principalmente a través de nuestra unidad de vida, hacer que todas las realidades terrenas se vuelvan medios de salvación, porque sólo así servirán verdaderamente al hombre.

III. La misión que el Señor nos ha encomendado es la de infundir un sentido cristiano a la sociedad, porque sólo entonces las estructuras, las instituciones, el descanso, tendrán un espíritu cristiano y estarán de verdad al servicio del hombre. Las prácticas personales de piedad no han de estar aisladas del resto de nuestros quehaceres, sino que, al buscar la unidad efectiva con el Señor, influyan en todas nuestras actuaciones. Procuremos vivir así, con Cristo y en Cristo, todos y cada uno de los instantes de nuestra existencia: en el trabajo, en la familia, en la calle, con los amigos… Esto es unidad de vida. En esta tarea de santificar las realidades terrenas, los cristianos no estamos solos: es principalmente fruto de la acción del Espíritu Santo, verdadero Señor de la historia. A Él le pedimos que remueva el alma de muchas personas para que sean sal y luz en las realidades terrenas.