Convocatoria del quinario al Santísimo Cristo de la Vera Cruz del año 1948

(Tipo de papel y medidas). Tinta de color verde.

Imprenta: Giménez y Compañía. Sierpes, 26. Sevilla.

Anotación a lápiz en el extremo superior derecho: “100/27-1-1948/ C Ruiz/ Moron”. El número 100 probablemente hace referencia a la cantidad de ejemplares editados.

El cartel está enmarcado por una orla rectilínea que imita motivos de cerámica sevillana.  En la parte superior figura el escudo de la hermandad de aquella época, flanqueado por el lema latino “Christus Vincit”. El título de la hermandad sólo recoge la palabra “Fervorosa”, porque el de “Humilde” aún no había sido solicitado al cardenal Pedro Segura. La sede canónica se nombra como Capilla de Jesús”, denominación que se asemeja a la del siglo XIX, cuando se la llamaba con más corrección “Iglesia de Jesús”.

El quinario, con carácter de “ejercicios abiertos”, tuvo lugar entre los días 3 y 7 de febrero de 1948 a las 8 de la tarde, y la función principal de instituto el día 8 a las 11,30.  Durante los días del quinario tuvo lugar por la mañana además otra misa cantada a las 10,30. Llama la atención que el último día se celebró a las 9,30 de la mañana una “misa de comunión general” separada de la propia función principal. Las misas cantadas de las 10 de la mañana se aplicaron por las intenciones de los siguientes hermanos: Luisa Cartaya, Concepción Hierro, José Mateos, Aníbal González y José Acedo. Por su parte, los cultos de la tarde (el quinario propiamente dicho) por las intenciones de Manuel Mendívil, Álvaro Bidón, Román Escribano, Antonio Giménez y Antonio Soto. La misa de comunión general por las intenciones de Francisco Gordillo, y por último la función principal por la intención de Carlos de Lemus. Otra diferencia con el quinario que celebramos actualmente es que todos los días había exposición de Su Divina Majestad, bendición y reserva. Un dato realmente curioso es que en la convocatoria se especificaba la duración exacta de los cultos: “Una hora”, ni más ni menos.

El quinario fue predicado por el sacerdote jesuita Luis Martínez de la Torre (1894-1976). Don Luis estaba recién llegado desde Almería, donde había desarrollado un apostolado incansable, y en Sevilla fue nombrado Promotor de los Ejercicios Espirituales de San Ignacio para toda Andalucía. La función principal fue predicada por el padre Fernando Torralba y García de Soria, “predicador de la hermandad”, cura propio de la parroquia de Santa Cruz de Écija y regente de la de San Lorenzo de Sevilla.  Además de presbítero era abogado y escritor de ensayos, así como académico de la Real de Ciencias, Bellas Artes y Buenas Letras Luis Vélez de Guevara de Écija, ciudad donde había pronunciado el primer pregón de la Semana Santa tres años antes, en 1945.  Finalmente, hay que señalar que aquel año de 1948 fue especial para la Hermandad de la Vera Cruz, porque durante los meses de mayo y junio se celebraron diversos actos conmemorativos del V centenario de su fundación (1448-1948).