Noticias

Carta del candidato a Hermano Mayor, NHD José de Cristóbal González

ppcristobalQuerido hermano/a  en la Vera Cruz:

El próximo siete de julio estamos citados para elegir nueva Junta de Oficiales en nuestra hermandad.

Después de seis años seguidos como Teniente de Hermano Mayor, los dos mandatos de N.H. Francisco Berjano, y otros muchos más formando parte de distintas juntas de oficiales como segundo teniente de Hermano Mayor, cuando existía este cargo con las anteriores Reglas, Mayordomo primero, o Diputado Mayor de Gobierno, he creído oportuno que era el momento de presentar mi candidatura a Hermano Mayor.

Lo hago con el máximo respeto a todos los hermanos, a cuanto ha significado durante este tiempo la hermandad en mi vida personal y desde mi devoción por nuestros Sagrados Titulares.

Me presento en esta nueva etapa, con una gran ilusión acumulada durante años y años de servicio a mi hermandad, donde sus hermanos me han enseñado a quererla, a vivirla y a disfrutar de todos sus beneficios, tanto humanos, en forma de familia y amigos,  como espirituales, en mi encuentro diario con el Santísimo Cristo de la Vera Cruz y María Santísima de las Tristezas.

He escuchado en bastantes ocasiones a los hermanos antiguos (porque así los llamamos en las cofradías), y a los hermanos mayores con los que he tenido la fortuna de trabajar de cerca, que el Hermano Mayor de la Vera Cruz debe ser el primer servidor de la hermandad y el último de los hermanos en servirse de la misma.

Y en ese espíritu presento una candidatura formada por hermanos tremendamente ilusionados por trabajar para nuestra hermandad. De ellos, seis proceden de la Junta de Oficiales actual, tres ya han formado parte en alguna ocasión de juntas anteriores, y otros seis se presentan por primera vez.

Equilibrio, por tanto, para dar estabilidad y continuidad a todo lo mucho y bueno que se ha hecho en los últimos años, donde, en mi opinión, la hermandad ha experimentado un crecimiento en todos sus fines altamente positivo.

Es mi deseo y el de toda la candidatura seguir trabajando y avanzando en todo lo que nos define como hermandad: el espíritu seráfico, la caridad, últimamente y por expreso deseo del Santo Padre en la evangelización y, por último, fomentando el culto y la devoción al Santísimo Cristo de la Vera Cruz y a su bendita madre, María Santísima de las Tristezas. Todo ello, sin olvidar que, como nos corresponde con nuestra comunidad de fé, debemos estar al servicio de la Iglesia Diocesana a la que felizmente pertenecemos, especialmente en la colaboración con nuestra parroquia  y con el resto de las hermandades.

Y todo lo demás también. Pertenecemos a una hermandad a la que llamamos cofradía el Lunes Santo (cofradía y hermandad etimológicamente significan lo mismo), por ello también estamos llamados a disfrutar como cofrades de todo el legado que durante siglos nuestros antepasados nos han trasladado. También debemos mantener los cultos con la sobriedad y orden que nos caracteriza, así como el patrimonio heredado, que hemos de cuidar y mantener. Igualmente, es uno de los objetivos que la cofradía cada año avance más, si se puede (aun cuando cada vez sea más difícil), en el camino que nos marcan nuestras Reglas y que nos definen en la calle como ejemplar. Y, por supuesto, mantener y fomentar todo aquello que viene funcionando tan bien como es el Grupo de Oración y el de voluntarios para abrir todos los días por la mañana nuestra capilla, para que cualquiera se pueda acercar a rezar, o simplemente podernos conocer, por citar algunos ejemplos. Mención especial merecen los Juegos Florales que son seña de identidad propia y que ya son cuarenta y cinco años los que los contemplan. Aquí también avanzamos en que nos conozcan y sobre todo en que se nos acerquen, haciendo bien las cosas con la base del trabajo y el esfuerzo. Todo lo que funciona y sale bien en las distintas actividades de la hermandad tiene detrás la generosidad en el trabajo de un grupo de hermanos entregados de forma voluntaria a esa tarea.

Son solo algunos ejemplos.

Y quedarían algunas asignaturas pendientes como grandes ejes  de nuestros objetivos para los próximos tres años. Poner en marcha el voluntariado de la Diputación de Caridad y establecer proyectos que podamos asumir en darnos personalmente a aquellas situaciones de necesidad que establezcamos como prioritarias y también la formación donde empezaremos por la de la propia Junta de Oficiales en colaboración directa con nuestro Director Espiritual. Y estas sólo entre otras.

Tampoco podemos olvidarnos del cuidado y mantenimiento de nuestro patrimonio, y posiblemente en la capilla durante los próximos años y a la luz de los últimos informes del arquitecto que actualmente colabora con nosotros, habrá que acometer obras en las cubiertas con un elevado presupuesto económico, además de algunas reformas y mejoras en las dependencias.

En fin que tenemos trabajo por delante. Lo sabemos y estamos dispuestos a asumirlo en los próximos tres años si contamos con el apoyo, el próximo día siete de julio, de nuestros hermanos en la Vera Cruz.

Es muy importante que acudas a votar, que el hecho de presentarse una sola candidatura no te haga desprenderte de una obligación que tenemos que ejercer no solo como principio y voluntad propia, sino también para que la candidatura en el caso de ser elegida lo haga contando con el aliento y apoyo del mayor número de hermanos posible.

Unos hemos dado el paso adelante de presentarnos en un ejercicio que mezcla ilusión y responsabilidad, y a los demás os pedimos que nos apoyéis con vuestro voto que para todos nosotros es MUY IMPORTANTE.

Paz y Bien

José  De Cristóbal González