AHVCS, caja 082, exp 012, [Pleito por el retablo de la capilla de la Concepción en el convento de San Francisco, año 1598]

Manuscrito de 28 folios, más un pliego suelto de dos folios inserto en el mismo expediente. Letra humanística y procesal. Para coserlo se ha utilizado un trozo de manuscrito de mediados del siglo XVI.

El mercader Sebastián Pérez construyó en 1597 una capilla funeraria para su familia en la portería del convento casa grande de San Francisco, a la cual se accedía por el arquillo de la plaza y por la puerta que daba a la calle Tintores. Para el altar de esta capilla contrató un retablo con el escultor Diego López Bueno y el pintor Alonso Vázquez, dos de los más importantes artistas de la Sevilla de la época, por un precio de 780 ducados. Concluido el retablo, en abril del año 1598 el comitente inició un pleito con los artistas en la Real Audiencia, alegando que la obra no se había realizado de acuerdo con las condiciones pactadas.

El expediente a que dio lugar este pleito contiene los escritos sucesivos de Sebastián Pérez y de los artífices del retablo, el contrato de la obra, las declaraciones de los peritos llamados por ambas partes, que fueron los escultores y arquitectos de retablos Andrés de Ocampo y Juan de Oviedo, así como los autos del provisor del Arzobispado y del alcalde de la Real Audiencia. El pleito finalizó el día 10 de junio de 1598, rechazándose en su mayor parte la demanda de Pérez, pero obligando a López Bueno a colocar algunas piezas que faltaban en el cuerpo superior del retablo.

El pliego suelto inserto en el expediente, de dos folios, corresponde a unas cuentas del año 1615. Las mismas recogen el pago de 1.200 reales que la hermandad hizo a Amaro Vázquez, pintor y dorador y prioste al mismo tiempo de la hermandad de la Vera Cruz, por el trabajo que había llevado a cabo en el dorado y estofado de las tres imágenes que contenía el retablo de la capilla de la portería, a saber, las de la Inmaculada Concepción, Santa Clara y San Bernardino de Siena. Fueron llamados para tasar este trabajo los pintores Juan de Uceda y Diego de Salcedo.

Tras la muerte de Sebastián Pérez en el año 1608, la Hermandad de la Vera Cruz pasó a ser propietaria de la capilla de la Concepción, la cual había recibido como legado testamentario de quien había sido hermano, diputado y alcalde de la corporación. Desde esta capilla se efectuaba cada año, el día 8 de diciembre, la procesión que organizaba la hermandad con motivo de la festividad de la Purísima Concepción, portando su imagen en andas hasta la iglesia del convento, con la participación de las doncellas que habían sido dotadas.

AHVCS, Sección Histórica, caja 082, exp 012, [Pleito por el retablo de la capilla de la Concepción en el convento de San Francisco, año 1598]

Véase: Francisco Amores Martínez, “Una obra inédita de Diego López Bueno y Alonso Vázquez: el retablo de la capilla de la Concepción en el convento casa grande de San Francisco de Sevilla”, en Laboratorio de Arte, 32 (2020), pp. 119-134.