Pensamientos Franciscanos

5 de septiembre de 2017

     «Padre nuestro… que estás en el cielo: en los ángeles y en los santos; iluminándolos para el conocimiento, porque tú, Señor, eres luz; inflamándolos para el amor, porque tú, Señor, eres amor; habitando en ellos y colmándolos para la bienaventuranza, porque tú, Señor, eres sumo bien, eterno bien, de quien viene todo bien, sin el cual no hay ningún bien» (ParPN 1-2).