JAVIER CANO     Reunido el jurado calificador de la XLVII edición de los Juegos Florales de la Hermandad de la Vera Cruz, ha fallado otorgar el primer premio, al tríptico de sonetos dedicados a la Santa Cruz, denominado “Nazareno” cuyo autor es D. Javier Cano.

         Javier Cano, natural de Jaén (1973), es Licenciado en Historia del Arte por la Universidad de Jaén y trabaja en la redacción del Diario “Jaén”. Ha publicado, entre otros, los siguientes poemarios:

“Los labios leídos”, Madrid. Huerga y Fierro, 2000. Premio de poesía Andalucía Joven.

“Lugares para un exilio”, Madrid. Rialp. 2002. Accésit del Premio Adonais.

“El idioma de Adán”, Madrid. Visor. 2004. Premio internacional de poesía Fundación Loewe a la joven creación.

“Tu luz diaria”, Madrid. Hiperión. 2013. Premio internacional de poesía Antonio Machado en Baeza y finalista del premio de la crítica de Andalucía.

“Don Francisco de Quevedo abandona la cárcel de San Marcos camino de su muerte”. 2014. Premio "Don Francisco de Quevedo" del Certamen Poético Internacional de Villanueva de los Infantes (Ciudad Real).

La entrega del premio se hará en el transcurso del acto que celebrará esta Hermandad el próximo día 20 de mayo a las 20:45 horas, y que tendrá como mantenedor de esta edición de los Juegos Florales a D. Lutgardo García Díaz que será presentado por N. H. Don Francisco Berjano Arenado, mantenedor de la pasada edición.

El acompañamiento musical estará a cargo del cuarteto de cuerdas “Da Capo” y la soprano Rosanna Franzese.

A la conclusión del acto, el ganador del certamen poético, leerá el tríptico de sonetos y recibirá su premio de manos del Hermano Mayor, D. José de Cristóbal González.

Nuestra más sincera enhorabuena al ganador.

 

¿Te gusta? Comparte

Submit to FacebookSubmit to Google PlusSubmit to Twitter

penitencia

juegos florales vera cruz sevilla

75 aniversario modulo

Evangelio del dia

Evangelio y Lecturas de la Misa del Dia - Liturgia Diaria

  • Lectura Misa del Dia Sabado Mayo 27 2017

    SABADO VI SEMANA DE PASCUA

    Hechos: 18, 23-28

    El judío Apolo demostró, por medio de la Escritura, que Jesús es el Mesías.

    En aquellos días, después de haber estado en Antioquía algún tiempo, emprendió Pablo otro viaje y recorrió Galacia y Frigia, confirmando en la fe a los discípulos.

    Un judío, natural de Alejandría, llamado Apolo, hombre elocuente y muy versado en las Escrituras, había ido a Éfeso. Aquel hombre estaba instruido en la doctrina del Señor, y siendo de ferviente espíritu, disertaba y enseñaba con exactitud lo concerniente a Jesús, aunque no conocía más que el bautismo de Juan.

    Apolo comenzó a hablar valientemente en la sinagoga. Cuando lo oyeron Priscila y Aquila, lo tomaron por su cuenta y le explicaron con mayor exactitud la doctrina del Señor. Como él deseaba pasar a Grecia, los hermanos lo animaron y escribieron a los discípulos de allá para que lo recibieran bien. Cuando llegó, contribuyó mucho, con la ayuda de la gracia, al provecho de los creyentes, pues refutaba vigorosamente en público a los judíos, demostrando, por medio de las Escrituras, que Jesús era el Mesías. 

    Del salmo 46

    Dios es el rey del universo. Aleluya.

    Aplaudan, pueblos todos; aclamen al Señor, de gozo llenos, que el Señor, el Altísimo, es terrible y de toda la tierra, rey supremo. R/.

    Porque Dios es el rey del universo, cantemos el mejor de nuestros cantos. Reina Dios sobre todas las naciones desde su trono santo. R/.

    Los jefes de los pueblos se han reunido con el pueblo de Dios, Dios de Abraham, porque de Dios son los grandes de la tierra. Por encima de todo Dios está. R/.

    San Juan: 16, 23-28

    El Padre mismo los ama, porque ustedes me han amado y han creído que salí del Padre.

    En aquel tiempo, Jesús dijo a sus discípulos: "Yo les aseguro: cuanto pidan al Padre en mi nombre, se lo concederá. Hasta ahora no han pedido nada en mi nombre. Pidan y recibirán, para que su alegría sea completa.

    Les he dicho estas cosas en parábolas; pero se acerca la hora en que ya no les hablaré en parábolas, sino que les hablaré del Padre abiertamente. En aquel día pedirán en mi nombre, y no les digo que rogaré por ustedes al Padre, pues el Padre mismo los ama, porque ustedes me han amado y han creído que salí del Padre. Yo salí del Padre y vine al mundo; ahora dejo el mundo y vuelvo al Padre".