logo-del-ano-jubilar     Una de las actividades indicadas por el Papa para el Año Jubilar de la Misericordia es la llamada “24 horas con el Señor”, que consiste en una adoración eucarística que tendrá lugar en todo el mundo durante los días 4 y 5 de marzo. Nuestra Archidiócesis de Sevilla se une también a esta iniciativa y nos invita especialmente a participar, pues los cofrades estamos llamados a dar testimonio de nuestra devoción ante quien es nuestro primer titular, porque Jesús Sacramentado es la fuente y el motor de nuestro ser cofrade.

En la noche del 4 al 5 de marzo estarán abiertos todos los templos jubilares de la Archidiócesis para adorar al Santísimo Sacramento. Más concretamente, las hermandades de Sevilla, están convocadas en la Santa Iglesia Catedral para orar y velar a Jesús Sacramentado, junto con el Seminario Metropolitano y la Adoración Nocturna.

La cita es el viernes 4 de marzo, a las 22:00 h, comenzando con una Eucaristía presidida por el Sr. Arzobispo en el Altar del Jubileo, para pasar a continuación a la Capilla Real, donde estaremos en oración hasta las 8:30 h, en que celebraremos la Misa y Sabatina en honor de la Virgen de los Reyes. Durante este tiempo se podrá acceder y salir de la Capilla Real a través de la puerta de La Campanilla.

El turno que nos han establecido bajo la coordinación de los consejeros de la Sección de Sacramentales del Consejo de Hermandades, es el segundo turno, esto es de 1:00 a 2:00 de la noche.

Creemos que es una oportunidad para mostrar que nuestra hermandad sigue manteniendo su tradición de oración y amor al Santísimo Sacramento. Os esperamos allí. Por favor, confirmen antes su asistencia escribiendo a la dirección de correo electrónico: Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Paz y Bien.

¿Te gusta? Comparte

Submit to FacebookSubmit to Google PlusSubmit to Twitter

penitencia

juegos florales vera cruz sevilla

75 aniversario modulo

Evangelio del dia

Evangelio y Lecturas de la Misa del Dia - Liturgia Diaria

  • Lectura Misa del Dia Viernes Mayo 26 2017

    VIERNES VI SEMANA DE PASCUA

    Hechos: 18, 9-18

    Muchos de esta ciudad pertenecen a mi pueblo.

    En aquellos días, Pablo tuvo una visión nocturna en Corinto, en la que le dijo el Señor: "No tengas miedo. Habla y no calles, porque yo estoy contigo y nadie pondrá la mano sobre ti para perjudicarte. Muchos de esta ciudad pertenecen a mi pueblo". Por eso Pablo se quedó allí un año y medio, explicándoles la palabra de Dios.

    Pero cuando Galión era procónsul de Acaya, los judíos, de común acuerdo, se abalanzaron contra Pablo y lo llevaron hasta el tribunal, donde dijeron: "Este hombre trata de convencer a la gente de que den a Dios un culto contrario a la ley". Iba Pablo a tomar la palabra para responder, cuando Galión dijo a los judíos: "Si se tratara de un crimen o de un delito grave, yo los escucharía, como es razón; pero si la disputa es acerca de palabras o de nombres o de su ley, arréglense ustedes". Y los echó del tribunal. Entonces se apoderaron de Sóstenes, jefe de la sinagoga, y lo golpearon delante del tribunal, sin que Galión se preocupara en lo más mínimo.

    Pablo se quedó en Corinto todavía algún tiempo. Después se despidió de los hermanos y se embarcó para Siria, con Priscila y Aquila. En Céncreas se rapó la cabeza para cumplir una promesa que había hecho.

    Del salmo 46

    Dios es el rey del universo. Aleluya.

    Aplaudan, pueblos todos; aclamen al Señor, de gozo llenos, que el Señor, el Altísimo, es terrible y de toda la tierra, rey supremo. R/.

    Fue El quien nos puso por encima de todas las naciones y los pueblos, al elegirnos como herencia suya, orgullo de Jacob, su predilecto. R/.

    Entre voces de júbilo y trompetas, Dios, el Señor, asciende hasta su trono. Cantemos en honor de nuestro Dios, al rey honremos y cantemos todos. R/.

    San Juan: 16, 20-23

    Nadie podrá quitarles su alegría.

    En aquel tiempo, Jesús dijo a sus discípulos: "Les aseguro que ustedes llorarán y se entristecerán, mientras el mundo se alegrará. Ustedes estarán tristes, pero su tristeza se transformará en alegría. 

    Cuando una mujer va a dar a luz, se angustia, porque le ha llegado la hora; pero una vez que ha dado a luz, ya no se acuerda de su angustia, por la alegría de haber traído un hombre al mundo. Así también ahora ustedes están tristes, pero yo los volveré a ver, se alegrará su corazón y nadie podrá quitarles su alegría. Aquel día no me preguntarán nada".